Esta semana, los resultados del mercado en las subastas de lana australiana han estado muy condicionados por las divisas y por un ligero retroceso de la demanda. El d贸lar australiano subi贸 un 1,5% frente al principal par de divisas utilizado en el comercio de la lana: el d贸lar estadounidense. A pesar de este factor negativo, el indicador de los estados del este perdi贸 s贸lo un 0,3% de valor, pero en el oeste los valores un 2% m谩s bajos en la selecci贸n predominante de Merino pintaron la imagen de una demanda m谩s suave que surgi贸 despu茅s de las alcistas dos semanas anteriores.

Los tipos de Merino superfino de menos de 18 micras ayudaron a mantener el mercado en general, con unos precios 20ac m谩s caros. Las lanas mejor especificadas y con m谩s estilo fueron a veces 40/50 centavos de d贸lar australiano m谩s caras, con la sorprendente actividad de dos o tres pedidos chinos compitiendo -y a menudo superando- a los pedidos normalmente dominantes en euros.

Sin embargo, estos resultados positivos se vieron contrarrestados por la ca铆da de las lanas m谩s anchas de 18,0 micras, que se vendieron a 25 ac. Las mayores ca铆das se produjeron en Melbourne, donde los vol煤menes ofertados fueron mucho mayores. El mercado de Australia Occidental, formado casi exclusivamente por lanas de 18,5 a 20,5 micras, fue 40 ac m谩s barato en todo el espectro de tipos y micras.

La mayor casa comercial de Australia domin贸 las compras esta semana. Un buen apoyo vino de los tres principales representantes chinos, que se mostraron cada vez m谩s interesados a medida que los precios retroced铆an. Los pedidos de China e India fueron m谩s bien moderados, sobre todo por parte de China, que hab铆a estado fijando los niveles de precios m谩s altos a diario durante las dos 煤ltimas semanas.

Contin煤an los problemas en los muelles australianos. Uno de los mayores operadores portuarios del pa铆s (responsable del 40% de los movimientos) sufri贸 a principios de mes un incidente cibern茅tico que le oblig贸 a suspender sus operaciones durante tres d铆as. Las posteriores huelgas y paros continuados de los trabajadores de esta misma empresa tambi茅n han interferido en la normalidad de las operaciones. Esto ha repercutido en el env铆o de lana en contenedores y, por tanto, en los pagos a los exportadores que sufren retrasos a la hora de negociar las cartas de cr茅dito hasta la fecha del conocimiento de embarque (B/l).

Actualmente hay 48.000 fardos programados para venderse la semana que viene, de martes a jueves, ya que Melbourne se vende en tres d铆as. Esta es la pen煤ltima semana de venta del a帽o calendario 2023 antes del receso anual de verano.